Los Mejores Lugares para Visitar en Copenhague

Sirenita

Los mejores lugares para visitar en Copenhague.

 

Copenhague está asociada a la “Sirenita” y a los  “Jardines de Tivoli.” 

Si bien estas dos atracciones representan a esta maravillosa ciudad escandinava, hay muchas más cosas que ver.

  1. Jardines de Tivoli 

Normalmente, un parque de atracciones no está incluido en las cosas que ver en una ciudad, a no ser que tenga algo especial.

Los Jardines de Tivoli son mucho más que un parque de atracciones.

Es el segundo parque temático más antiguo del mundo y el parque temático de temporada más visitado.

Fué inaugurado en el año 1843.

Es un parque temático que tiene más de 30 restaurantes, 25 atracciones y más de 400.000 flores.

Están situados en pleno centro de la ciudad.

En resumen, un lugar fantástico para disfrutarlo tranquilamente o en compañía de nuestra familia.

  1. La Sirenita

Es el símbolo de Copenhague, está situada en la bahía del puerto de la ciudad, sobre una roca de granito y cada año atrae a miles de turistas de todo el mundo.

La sirenita de Copenhague es una estatua de bronce de poco más de un metro de altura.

Fue un regalo de Carl Jacobsen , fundador de la marca de cerveza Carlsberg, a la ciudad en 1913.

 

Turistas viendo a la Sirenita

Fue esculpida por Edvard Eriksen.

Como modelo quiso emplear a Ellen Price, una famosa bailarina del Teatro Real Danés de la época.

Quedó tan impresionado con ella que él le preguntó si iba a posar para una estatua y ella le dijo que sí.

Pero el escultor se encontró con un problema inesperado, la actriz se negó a posar desnuda para el artista, por lo que tuvo que usar a su propia esposa como modelo.

Así pues, la sirenita tiene la cara de Price, pero el cuerpo de la mujer de Eriksen.

La estatua representa el cuento del famoso poeta danés Hans Christian Anderson , que nos cuenta la historia de la joven sirena que se enamoró del príncipe y lo fue a visitar a la orilla del agua, mientras que iba en busca de él.

  1. Castillo de Rosenborg

El castillo de Rosenborg, construido en estilo renacentista holandés, sirvió de residencia a la monarquía danesa desde 1606 hasta 1710, y en él vivió el rey de la época, Cristián IV de Dinamarca, que ha pasado a la historia por realizar el desarrollo urbanístico de la capital y por haber sido artífice de muchos de los edificios más emblemáticos de la ciudad.

Entre ellos destaca el castillo de Rosenborg.

Castillo de Rosenborg

El castillo y los terrenos se restauraron de forma minuciosa con gran parte de los muebles y objetos originales.

El jardín es rico en flores y presenta una gran belleza.

A día de hoy  puede visitarse como museo, y alberga las colecciones de la casa real de Dinamarca.

Se encuentra cerca del centro de la ciudad y se puede llegar a pie o en bicicleta

Hay un encantador restaurante donde la comida es una experiencia única

  1. Museo Nacional de Dinamarca

Es mucho más que un museo.

Es una parada obligatoria para todas las personas que visitan la ciudad de Copenhague. Siendo el mayor y el más importante de los museos culturales e históricos de Dinamarca, alberga una amplia y fascinante variedad de exposiciones.

Podemos decir que es como una “serie” de museos alojados en el Palacio del Príncipe, que sirvió para alojar a la familia real.

El museo recorre la historia de Dinamarca desde sus primeros días hasta el día de hoy.

Alberga un restaurante encantador y una fabulosa tienda de regalos.

Las exposiciones cambian con frecuencia garantizando que siempre habrá algo nuevo e innovador.

  1. Amalienborg

Es la residencia de invierno de la familia real danesa.

En realidad, son cuatro palacios alrededor de un patio octogonal,  presidido por la estatua ecuestre del rey Frederick V, su fundador.

El cambio de la Guardia Real realizado al mediodía merece la pena verlo (se realiza sólo cuando está la reina en palacio)

 

  1. La Gliptoteca El Ny Carlsberg (museo)

Contiene obras de arte que datan desde los primeros días  de Mesopotamia, del Egipto de los faraones, de la antigua Grecia, Etruria y el Imperio Romano.

Es visita obligatoria para los amantes del arte.

Está situado en un edificio histórico de la ciudad y fué donado por el magnate cervecero Carl Jacobsen a finales del siglo XX,  hijo del fundador de las cervecerías Carlsberg.

La Gliptoteca Ny Carlsberg está a solo unos minutos del centro de la ciudad a pie o en bicicleta y está junto a los Jardines Tivoli.

 

¡Y muchas más cosas que ver y disfrutar, que sólo descubrirás si la visitas!

Si te ha gustado compártelo con tus amigos, también les gustará.

 

Escribe un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada.


*